27 mar. 2013

Un día en Barcelona de Daniel Brühl

¿Por qué leer un libro sobre Barcelona si eres de Barcelona? ¿De qué te sirve que te cuenten que desde el Tibidabo tienes una buena panorámica de la ciudad; que te indiquen que no hay nada que mole más que Gràcia y que el Raval es peligroso pero que sin el Raval no habría ciudad? ¿Por qué te vas a marcar un recorrido específico y maratoniano en un solo día? Porque el libro lo escribe Daniel Brühl. Punto. Para quien no lo conozca, es el protagonista de Salvador y el fracontirador nazi de Quentin Tarantino en Malditos Bastardos. Aunque para mí será el eterno Alex Kerner o el jovencito que seduce a Judi Dench en Ladies in Lavender. No lo he podido evitar: me encanta Daniel Brühl, así que era lectura obligada. 

Brühl pretendía hacerle justicia a la ciudad (y ajustar cuentas) para que no quedase en la memoria colectiva el retrato cursilero de Vicky Cristina Barcelona (sus palabras, yo hubiera usado algo más fuerte). Por eso se patea de lo lindo la ciudad, a la que llama su novia, sin olvidarse del Carmel, los baretos del Raval, los mercados en Gràcia, las terrazas de los amigos e incluso la Monumental. Aunque con sinceridad, lo menos importante es Barcelona. Es un libro de experiencias y anécdotas, de su vida y, haciendo alarde del verdadero deporte nacional, ideal para cotillas. Cómo no nos iba a resultar interesante. Se lee rápido, es divertido, bastante entretenido y curioso. Curioso porque uno no sabe si Brühl es de aquí de toda la vida, o alguien que nos mira con la perspectiva que da vivir y ser de fuera. Desconocemos cómo habrá vendido en Alemania, pero es curioso leer cómo te ven los demás; y puede ser útil para el que no quiera ser identificado como guiri con sólo poner un pie en la Rambla.

Este libro es como una entrada de diario, como una entrevista extendida. Muy recomendable para los barceloneses adoptados y los fans del actor (actor que no hace falta que digamos que vale mucho la pena; los europeos están de moda). Se dice que el 23 de abril estará en nuestra fiesta favorita (lástima no poderla disfrutar) firmando libros. Como nos lo vamos a perder, que alguien se persone. Que le diga que le ha quedado muy bien el asunto. Que hemos pasado muy buen rato leyéndole. Pero cuidado, Dani, que en algún momento que otro tú tampoco te salvas de estereotiparnos. Que te has dejado muchas cosas en el tintero (también comprensible, pues es únicamente un día y no todos podemos ser Leopold Bloom). Así que esperamos una segunda parte... ¿Quizá un día en Berlín?

p.s: Publica Ediciones Urano en Indicios. Traduce Marta Torent López de Lamadrid. Colabora en la redacción Javier Cáceres. Precio: 19€ 

p.s.2: Gracias a Mónica por el libro :) 

22 mar. 2013

Cosas comprensibles + ¡¡concurso!!

Alba es una bonita y encantadora chica asturiana que vive en Barcelona. Y aquí estoy citando palabras ajenas, pero atestiguo que es verdad. También añado que Alba (o Señorita Feito, depende del medio) es una gran compañera y una ilustradora brutal e ingeniosa. Brutal porque uno no puede mirar sus ilustraciones sin tener una reacción de forma inmediata. E ingeniosa porque todo lo que sale de sus manos y mente pensadora tiene una historia detrás. Cosas comprensibles: nos encanta. Somos muy muy MUY fans.

También decir que Cosas comprensibles es ahora un fanzine del nuevo sello fanzinero Horriblemente Humano, que esperemos tenga largos éxitos y fructíferas publicaciones. De momento, en su haber tienen tres publicaciones que no se venden en lo súpers o gasolineras de este país, que no se encuentran en las bibliotecas, pero que estoy segura -buenos adictos preclaros- que podrían ser de vuestro interés. Podéis visitar la página de la editorial dándole AQUÍ. Vamos, animaros, que son publicaciones únicas (y aquí todos somos muy modernos y sibaritas). 

En un arrebato filantrópico, o bien como celebración tardía del cumpleaños de este blog, sorteamos 3 ejemplares de Cosas comprensibles. Tres ejemplares numerados, únicos en su especie, que contienen las maravillosas ilustraciones de Alba (para muestra adjuntamos una más abajo, espero que no le importe). De verdad, esto no solamente lo queremos reseñar, os lo queremos regalar porque merece mucho la pena, por calidad y por el atrevimiento de estos valientes jóvenos a lanzarse a la piscina de publicar en este país donde la cultura queda relegada al cajón desastre ministerial y donde el mainstream es tan rancio y  carca. Por eso, las mejores propuestas a veces quedan sumergidas. Pero la contracultura nunca muere y para eso tenemos las redes sociales. Gracias que todavía existen personas con tanto arte. 

Antes de que se nos vaya más la pinza, junto al tenderete, os dejamos las pequeñas BASES de nuestro concurso. Unos mínimos requisitos para que el concurso sea un poco organizado. Entended que es nuestro primer concurso, pero esperamos dar la talla:

1º Puede participar todo el mundo que le dé a "Me gusta/Like" a las páginas de Facebook de Cuentistas y adictos y Horriblemente Humano (clickad sobre el nombre).

2º Y que a continuación deje un comentario en esta entrada con una frase comprensible que exprese que desea participar en el sorteo. Las entradas anónimas nos valen si la persona se identifica mínimamente. Es decir, es IMPORTANTE que la persona deje un mail de contacto para localizarla una vez se sepa el resultado del sorteo. Su Facebook o Twitter también nos vale. 

3º El sorteo se cerrará el día 5 de abril de 2013 a las 23:59 hora peninsular. El sorteo se realizará mediante la página Random.org (a cada participante se le otorgará un número, respetando el orden en el que dejen el comentario en esta entrada). 

4º Los ganadores se publicarán aquí y en la página de Facebook de Cuentistas y adictos. Si tan sólo participan tres personas, pues esas personas serán las ganadoras.

5º ¡Muchas gracias! Y muy buena suerte. Espero que participéis y os guste el Cosas comprensibles. 

Muestra de por qué mola tanto Cosas comprensibles. (c) Alba



¡Hasta pronto, hermanos! Y concursad, concursad. 

17 mar. 2013

Dislikes 1: L' abraçada de David Grossman & Michal Rovner

Este blog tiene una carencia (bueno, en realidad varias, pero hay que ser positivos): la inexistencia de reseñas negativas. Aquí hemos hablado muy poco (quizá nunca) de los álbumes ilustrados que no nos han gustado. Primero porque siempre hemos sido unas entusiastas y nuestro cometido era enganchar al género ilustrado, con lo que tratar sobre cosas que no nos gustan parecía un poco inútil para nuestra misión. Segundo, porque todo trabajo tiene su público. Lo que es un motivo verdaderamente flojo. Y ya puestos, la primera razón también lo es: tendréis que saber qué evitar, digo yo. ¿No? Por la presente queda inaugurada la sección Dislikes: una serie de álbumes en las que no gastaríamos ni dinero ni tiempo. Ni ná.

Nuestro Dislike número 1 va para L'abraçada de David Grossman, ilustrado por Michal Rovner. Publicado en Cruïlla y traducido al catalán por Mia Men. Precio: 12€.

En la contraportada se anuncia que es un relato poético y tierno protagonizado por una madre y su hijo donde se explica el origen de los abrazos. ¿Queréis saber la verdad? Es un relato de autor consagrado que se puede permitir estas grandes cagadas, en color gris mármol para baños y cocinas, donde se pasan páginas y páginas repitiendo lo mismo: si soy único, estoy solo en el mundo (el hijo). No estás solo, porque me tienes a mí (la madre). Pero si no hay uno como yo, si soy irrepetible, pues estoy condenado a estar solo (hijo). No, porque ven que te doy un abrazo (madre). ¡Y voilà! Ya tenemos el origen de los abrazos. Conclusión: me paso por el forro el montaje de una historia completa (que sabemos que en un álbum ilustrado, por extensión, puede ser algo mucho más sintetizado, pero lo hay), ni planteamiento, ni nudo, desenlace patético, y además, le meto esas expresiones profundas como "tú no eres yo", "¿la hormiga sabe que solamente hay una como ella en el mundo?" y derivados y así intento tocarte la fibra, parir un álbum filosófico, portador de una gran verdad, y soporífero a más no poder.

Michal Rovner es la quintaesencia de la abstracción. Tampoco se dedica al mundo de la ilustración de álbumes ilustrados. Y se nota. Se nota que lo suyo no es estar aquí, como a David Grossman. Que para los modernos neoyorkinos su trabajo pintando a personas caminando en distintas superficies tiene que ser una maravilla. Pero que tiene 0 trazo narrativo. Se puede ser más abstracto o menos. Pero sus ilustraciones en este trabajo nos han dejado frías; no llenan la escena, no llaman la atención, son simples y simplistas, y además, refrito de otros trabajos suyos que parecen más interesantes. 

L'abraçada es todo un despropósito. Que conste que a David Grossman sólo lo valoramos en función de este trabajo, puesto que no hemos leído ninguna de sus novelas (que seguro son mucho mejores). Es un autor que nunca nos ha llamado la atención, debemos confesar, por una razón un tanto pueril: para nosotras sólo puede haber un Grossman, y ése es Vasili. Como guionista de álbum ilustrado no convence en absoluto. Y no hay más que añadir.

Esperamos que os haya gustado nuestra mala leche dosificada. ¡Y volvemos pronto!






12 mar. 2013

La hora azul -- Massimo Scotti y Antonio Marinoni

No sé si en alguna ocasión habréis visto la película Lady Halcón. Y si, al igual que yo, la incluís en esa lista de películas que adoráis sin razón alguna porque os encantaron cuando érais pequeños. No sé bien por qué saco este tema para hablar de La hora azul de Massimo Scotti y Antonio Marinoni, que a principios de año publicó una de las mejores editoriales que también publica álbum ilustrado, la mejicana Oceano Travesía. Como le pasa a Matthew Broderick en la película, en este cuento el protagonista se acaba convirtiendo en el vaso conductor de la relación amorosa entre un misterioso y seductor conde (inmortal) y su amada, una señorita fantasmagórica del siglo XVIII. No falta el libro como elemento mágico, el diario de la muchacha en concreto (lo que me recuerda a ese otro niño leyendo en el ático del colegio y me pongo muy nostálgica). 


Nuestro personaje, Tony Tanner, es un flemático inglés al que conocemos a punto de coger un tren. Pocos minutos antes de poner rumbo a su destino,  Tanner descubre un curioso librito que resulta ser el diario de una joven que vivió hace siglos. Maravillado ante el antiquísimo objeto, decide quedárselo. Y una vez en el tren queda atrapado por la pasional historia que encierra en el interior del puño y letra de Hortense. Hasta tal punto que sin querer se convierte en cómplice de ambos amantes separados por el espacio tiempo. El escéptico Tanner verá tambalearse los cimientos de su razón y lógica, y se verá en una encrucijada que le hará cambiar por completo su manera de entender la vida. Como en todas las historias importantes, los personajes siempre acaban abocados a tomar decisiones drásticas.




La hora azul es una historia de amor. Y también un viaje existencial. Una increíble historia de pasión y un tratado de filosofía vital. Y como álbum ilustrado, un auténtico lujazo. A los amantes de este género se os va a caer la baba con el planteamiento que Marinoni hace de las láminas y lo bien que ha ensamblado con sus dibujos algunas de las ilustraciones pertenecientes a Tableaux de la Suisse de Béat Fidèle Zurlauben. Una especie de collage disimulado que distingue la primera escena del paisaje. Álbumes con efectos especiales, señores. 

Un álbum que os podríamos haber recomendado por San Valentín si creéis en estas cosas. Pero que ahora recomendamos sin dudarlo, pues lo importante es la decisión que toma Tony cuando se le plantea algo tan disparatado como auxiliar a la hermosa autora del diario. Porque por mucho que nos empeñemos en diseñar nuestro día a día, el mes, el año, los futuros cinco años, uno no puede prever ese instante mágico en el que aparece algo/alguien que de repente borra de un plumazo la lista de cosas por hacer y el orden de prioridades. Pero qué tranquilidad da saber que algo así puede suceder en cualquier momento para plantarle cara a la monotonía. Leedlo. 

¡Hasta pronto, hermanos! 






p.s. No nos olvidamos de los créditos:
Texto de Massimo Scotti -- Ilustraciones de Antonio Marinoni -- Edita Oceano Travesía (Daniel Goldin somos tus fans) -- Traduce Héctor Rodríguez de la O y Vale 16€