17 mar. 2013

Dislikes 1: L' abraçada de David Grossman & Michal Rovner

Este blog tiene una carencia (bueno, en realidad varias, pero hay que ser positivos): la inexistencia de reseñas negativas. Aquí hemos hablado muy poco (quizá nunca) de los álbumes ilustrados que no nos han gustado. Primero porque siempre hemos sido unas entusiastas y nuestro cometido era enganchar al género ilustrado, con lo que tratar sobre cosas que no nos gustan parecía un poco inútil para nuestra misión. Segundo, porque todo trabajo tiene su público. Lo que es un motivo verdaderamente flojo. Y ya puestos, la primera razón también lo es: tendréis que saber qué evitar, digo yo. ¿No? Por la presente queda inaugurada la sección Dislikes: una serie de álbumes en las que no gastaríamos ni dinero ni tiempo. Ni ná.

Nuestro Dislike número 1 va para L'abraçada de David Grossman, ilustrado por Michal Rovner. Publicado en Cruïlla y traducido al catalán por Mia Men. Precio: 12€.

En la contraportada se anuncia que es un relato poético y tierno protagonizado por una madre y su hijo donde se explica el origen de los abrazos. ¿Queréis saber la verdad? Es un relato de autor consagrado que se puede permitir estas grandes cagadas, en color gris mármol para baños y cocinas, donde se pasan páginas y páginas repitiendo lo mismo: si soy único, estoy solo en el mundo (el hijo). No estás solo, porque me tienes a mí (la madre). Pero si no hay uno como yo, si soy irrepetible, pues estoy condenado a estar solo (hijo). No, porque ven que te doy un abrazo (madre). ¡Y voilà! Ya tenemos el origen de los abrazos. Conclusión: me paso por el forro el montaje de una historia completa (que sabemos que en un álbum ilustrado, por extensión, puede ser algo mucho más sintetizado, pero lo hay), ni planteamiento, ni nudo, desenlace patético, y además, le meto esas expresiones profundas como "tú no eres yo", "¿la hormiga sabe que solamente hay una como ella en el mundo?" y derivados y así intento tocarte la fibra, parir un álbum filosófico, portador de una gran verdad, y soporífero a más no poder.

Michal Rovner es la quintaesencia de la abstracción. Tampoco se dedica al mundo de la ilustración de álbumes ilustrados. Y se nota. Se nota que lo suyo no es estar aquí, como a David Grossman. Que para los modernos neoyorkinos su trabajo pintando a personas caminando en distintas superficies tiene que ser una maravilla. Pero que tiene 0 trazo narrativo. Se puede ser más abstracto o menos. Pero sus ilustraciones en este trabajo nos han dejado frías; no llenan la escena, no llaman la atención, son simples y simplistas, y además, refrito de otros trabajos suyos que parecen más interesantes. 

L'abraçada es todo un despropósito. Que conste que a David Grossman sólo lo valoramos en función de este trabajo, puesto que no hemos leído ninguna de sus novelas (que seguro son mucho mejores). Es un autor que nunca nos ha llamado la atención, debemos confesar, por una razón un tanto pueril: para nosotras sólo puede haber un Grossman, y ése es Vasili. Como guionista de álbum ilustrado no convence en absoluto. Y no hay más que añadir.

Esperamos que os haya gustado nuestra mala leche dosificada. ¡Y volvemos pronto!