21 ago. 2012

Fragmentos cinéfilos 4: Un profeta de Jacques Audiard

Recuperamos nuestra particular sección de cine para comentaros la película que más nos ha impactado este abominable caluroso mes de agosto (con los respetos de Nolan): Un profeta, del cineasta francés Jacques Audiard. Aunque no somos expertas en género-subgéneros, posiblemente sea la mejor película de presidiarios que hayamos visto en mucho tiempo (si no la mejor).

Es una película bruta, sin aditivos ni golpes de efecto innecesarios. Con escenas muy impactantes. Sobria. Que trata sobre la droga, la mafia, la sumisión, la redención, la capacidad que tiene el ser humano de hacer el mal y de adptarse a situaciones aciagas. El antihéroe de esta película, Malik (Tahar Rahim), no es ni loable ni detestable, simplemente es un parte más de la realidad, una persona que ha tomado las decisiones más equivocadas del mundo, que se topa en la cárcel con gente inadecuada y que vive a su manera, o mejor dicho, un poco como puede. Porque a veces la vida te lleva a callejones sin retorno. Y uno debe actuar en consecuencia.

Simplemente: chapeau. Cine top class made in la France.