25 dic. 2011

El inesperado regalo de Papá Noel de Eva Heller & Michael Sowa

No queda mucho para que acabe el día de Navidad oficialmente, pero no queríamos perder la oportunidad de dejaros una delicatessen como regalo hoy: El inesperado regalo de Papá Noel de Eva Heller & Michael Sowa que edita Barbara Fiore en la colección Miniar (BFE siempre sinónimo de calidad).

Los mayoría de los libros estacionales son auténticas mediocridades. Por supuesto, salvaríamos la Canción de Navidad de Dickens y algún que otro álbum, pero poco más.  Tanto empeño en explicar la historia de los Reyes Magos, Papá Noel, el Tió, para que dentro de dos años, ¡ah, sorpresa!: Eran los padres. Antes de meternos en debate de cuál es la edad idónea para explicarle al niño la verdad, o de si no es para nada ético contarles un cuento y dejarles gozar de la ilusión y la magia de la fantasía, hagamos un pequeño resumen de la historia. Si no, nos iremos por las ramas me temo.  

Papá Noel tiene un problema. Este año le ha sobrado una muñeca. Seis niñas no han recibido muñecas, y 2.348.167 de niños tampoco tuvieron una. Junto a la muñeca que no hablará si no se le pregunta, Papá Noel se embarca en la misión de visitar a las seis niñas para descubrir quién es la dueña. Aunque, la verdad, el pobre hombre no tiene mucha suerte y tiene que acabar por recurrir a doña Felicidad y a don Amor, los que le acabarán por confundir más de lo que está. Tras unos cuantos intentos frustrados y conflictos casi existenciales, la que acaba resolviendo es la muñeca.  

Nosotras creemos que el desenlace de la historia está cogido un poco por los pelos (se nos ocurren finales mucho mejores). Pero lo cierto es que el texto de Eva Heller tiene mucho mérito. No es nada fácil innovar con un personaje tan manido como Papá Noel que, además, tiene muchísimas limitaciones en cuanto a carácter del personaje y posible trama.  Aun así, la historia de Heller es bastante innovadora, y ejemplifica estupendamente el mal que hace la cultura del consumismo en los niños: que lo quieren todo para luego aborrecerlo; que son pequeños depredadores que apenas valoran lo que tienen y que, al fin y al cabo, lo material desvirtúa el concepto de felicidad. El lector adulto se sonreirá en muchos momentos, pues hay fragmentos en los que entre líneas se nos da una buena lección de sentido común. 

Papá Noel moderno (esta foto no le hace justicia a la ilustración)


El libro lo ilustra Michael Sowa, que en 2001 dio el campanazo por ser el pintor que Amélie había elegido para decorar su habitación. Aquí nos demuestra su buen hacer en pequeños óleos de gran belleza artística, que acompañan muy bien el texto y amplian la información de los pasajes más cruciales. Un estilo tradicional, pero para nada desfasado. Tenemos que investigar sobre este artista alemán que nos parece lo más. De verdad, Bruna y yo acabamos extasiadas, nos pareció una absoluta maravilla. 

Un cuento que podremos leer todos, sea Navidad o no. Porque la felicidad de leer no puede planearse (ni ponerle fecha, ni estación). Fue inesperado, pensamos que no nos iba a gustar y, la verdad, El inesperado regalo de Papá Noel simplemente nos encantó. 


Créditos: Escrito por Eva Heller. Ilustrado por Michael Sowa. Traducido al español por Carles Andreu y Albert Vitó. Edita Barbara Fiore (por favor, BFE, fíchanos). 


No hay comentarios: