27 abr. 2012

El rumor de Anushka Ravishankar & Kanyika Kini

Buenas tardes a todos.

Hoy tenemos una pregunta que formularos: ¿cuántas veces os han dicho aquello de "pero no se lo digas a nadie"? Bueno, en realidad, tenemos dos: ¿cuántas veces habéis sido capaces de mantener el secreto? Que nadie se sienta mal, que todos hemos fallado intentado ser una tumba. Y más cuando es una cosa tan jugosa como la que le pasó a Pandurang: una día, sin motivo aparente, tosió una pluma. Añadidle que vive en Baddbaddpur, un pequeño pueblo donde todos disfrutan contándose cuentos chinos (dice la traductora que de los que se cogen con palillos; descubrimo que en el original -perdón de antemano, la tiquismiquis traductora no sabe lo que se hace, esto es un paréntesis la mar de innecesario- son cuentos que unos puestos sobre los otros alcanzarían las estrellas. Pero sí, quizá una imagen demasiado bonita para decir que los habitantes de la aldea son unos cotillas). 



Recuperando el hilo...

El pobre Pandurang ignora que mientras él descansa, el rumor circula por el pueblo exagerándose con cada nueva versión. Y de toser una pluma, pasa a sacar por la boca tigres, monos y un bosque entero. Él que es un pelín misántropo y rehuye de sus conciudadanos, de repente, se encuentra a todo el mundo a las puertas de su casa expectante, querían ver el milagro y, de paso, tener zoo y circo gratuitos. ¿Os imagináis el desenlace?

Anushka Ravishankar empezó como no quiere la cosa, porque al parecer no encontraba ningún libro sobre cuentos de la Índia que pudiera leerle a su hija pequeña. Y se ha hecho un huequito bastante notable en el mundo de los álbumes ilustrados, sobre todo con historias de animales (por ejemplo, Tigre trepador). Con El rumor su mayor logro es acercarnos al folclore de la Índia, así como montar una historia divertida cargada de mucho trasfondo sobre la sociedad que nos rodea. Es que es una verdad como un templo: la gente es cotilla (especialmente creo que a nosotros nos va que ni pintado). Las ilustraciones de Kanyika Kini acompañan muy bien ese carácter tradicional e hindú del texto. Lo bonito de la Índia es que sea un país tan colorista; le da a uno una sensación de positivismo y fiesta permanentes. Os dejamos una imagen imprescindible (y esperamos que también con la intriga):

La zapatilla al fondo no estaba prevista. Mil disculpas.



Edita Juventud. Traduce Teresa Farran...

Anushka, hija, qué envidia nos da esa mesa. 



Y sí, la que se fue de la lengua SPOILER fue una mujer. Un cliché un poco sobado. Pero tampoco nos vamos a poner tiquismiquis con eso ahora. 

¡Volveremos! No dejéis de opinar. Y si alguien desea recomendarnos algún álbum ilustrado que reseñar ¡¡ATENCIÓN ESTO ES UN LLAMAMIENTO!! somos todo ojos.