19 abr. 2012

Historia de Nuk de Paloma Sánchez Ibarzábal & Natascha Rosenberg

Hay cuentos que al terminarlos, te dejan con una sonrisa de oreja a oreja. Es el caso de Historia de Nuk, a pesar de que empieza con una preocupación y una pregunta sin respuesta: ¿qué es Nuk? ¿Es una abeja, es una gota de lluvia? Sólo sabe que un día despierta y el viento la lleva muy lejos. Ve un sinfín de cosas que le gustaría ser, como un flamenco que surca los cielos. O una bella mariposa entre las flores. Pero parece que el destino que le espera a Nuk no vaya a ser tan feliz y, de repente, nuestra protagonista cae en las profundidades de la tierra. Donde debe esperar y esperar, hasta crecer y convertirse en un hermoso... 



¿Lo habéis adivinado? Esperamos que no y que eso os impulse a buscar/hojear/comprar el libro. O quizá ya sepáis qué es Nuk. Pero lo dicho antes, es una de esas historias que te alegran un poco el día. El cuento tiene el ritmo justo y necesario para atraparte, y las ilustraciones hacen el resto: uno siente empatía sincera por Nuk. A veces, es muy difícil saber quién y qué es una persona. A pesar de que conozcamos nuestro nombre. Aunque sean ilustraciones que a la vista parecen "muy para niños", no tengáis reparos, las apariencias engañan. El cuento es un gran trabajo por parte de ambas artistas. Es imposible que no os gusten esos colores. Y además, todos nos podríamos sentir identificados con la pequeña Nuk. Todos hemos hecho un alto en el camino y nos hemos preguntado: bueno, ¿ahora qué? Lástima que no nos pueda llevar el viento hasta nuestro destino real.


Pero parrafada aparte, un poco de información técnica sobre la obra:

Edita Narval, que esta primavera trae propuestas muy interesantes. El texto es de Paloma Sánchez Ibarzábal, que escribe una columna en la revista Culturamas sobre literatura infantil. Y que reseña y opina como nadie (¡ya quisiéramos!). Para muestra, un artículo aquí. Ilustra Natascha Rosenberg, que tiene más de diez años de experiencia y en cuyo Flickr uno se puede deleitar con sus múltiples trabajos. A nosotras nos han convencido totalmente. 

Un álbum fresco, primaveral, que ensalza bellos valores y que acaba con esa fabulosa imagen de la naturaleza. Un mensaje subliminal que conservar en la retina: uno debe empatizar con Nuk, con las flores, los flamencos, las abejas, los bosques, el viento... Y con las bellas historias, desde luego.


En cada final
hay siempre algo nuevo que comienza.
-Paloma Sánchez Ibarzábal

p.s. ¡Volveremos!


No hay comentarios: