6 abr. 2012

Selma de Jutta Bauer

Queridos amigos, tenemos una pregunta que haceros: ¿Qué es la felicidad?


(Os dejamos un tiempo para que lo penséis). 


Ya.





Algunos -imaginamos- no sabréis qué contestar. Nosotras nos incluiríamos en esta categoría. Por eso, no has venido muy bien la lectura de Selma, de Jutta Bauer, reconocida ilustradora alemana que nos ha cautivado con su sentido del humor y sus historias tan certeras. 


La historia de Selma comienza con un perro que se pregunta justamente qué es la felicidad. Por eso, decide visitar al Gran Carnero, quien le explica la vida de Selma. Una oveja que se dedica a pastar, a hablar con sus hijos, a ejercitar un poco las piernas (vapuleando siempre al lobo de forma hilarante), a charlar con la señora Buitráguez y dormir plácidamente. Y así todos los días. En un ocasión, le preguntan qué haría si tuviera más tiempo. Y Selma contesta que pastaría, hablaría con sus hijos, con la señora Buitráguez,  haría un poco de gimnasia y dormiría. Eso sí, le dedicaría por supuesto más tiempo a cada actividad. Entonces, le preguntan qué haría en el caso de ganar la lotería. Decidnos, ¿vosotros qué creéis que haría? 





Jutta Bauer nunca tuvo la intención de publicar la historia de Selma. De hecho, la concibió como un pequeño cómic que regalar a sus amigos más íntimos por Navidad. Pero la insistencia de uno de ellos (desde aquí, ¡gracias!), se tradujo en este pequeño álbum (más pequeño que una foto 10X15) que tiene mucho que enseñarnos. Toda una lección de paz para la mayoría de los que llevamos una vida de estrés y nos preocupa de forma constante no estar aprovechándola al máximo. ¿Por qué? Quizá porque pensamos que el objetivo es obtener el éxito, ganar un buen dinero, hacer algo que nos haga destacar, algo lo suficientemente pomposo para que pueda catalogarse como algo que nos realiza y nos completa. Pero... ¿todo eso nos haría felices? Selma reivindica -con humor- la felicidad de las cosas sencillas. Es algo que muchos libros reivindican, pero sin ejemplos tan palpables y graciosos. Realmente, ¿nos cambiaría tener más tiempo, ganar la lotería? Uno se apresta a decir que sí. Pero, ¿acabaríamos haciendo cosas tan distintas de las que hacemos ahora? Obviando los viajes que nos pegaríamos, las cosas que nos compraríamos y los sitios bonitos y caros adonde iríamos, ¿dejaríamos de hacer cosas que nos gustan hacer ahora? 


Jutta posa junto a Selma



Hay que ser un poco Selma en esta vida. Por eso, hemos meditado y llegado a la conclusión de que leer cuentos, ver películas, escuchar canciones y hablar con los amigos, incluso publicar este blog, nos proporcionan momentos realmente felices. Si tuviéramos más tiempo, no dejaríamos de hacerlo. Quizá, nos dedicaríamos más a ello.  


NOTA 1: Leer Selma sólo os supondrá 5 minutos de vuestro tiempo; 9 euros; sabiduría y varias sonrisas. Un libro de autoayuda os tomará mucho más tiempo; tendrá segunda parte y cuaderno de ejercicios; será abstracto; seguro que es más caro y os hará decir cosas extrañas sacadas del libro (sin que os deis cuenta).





NOTA 2: La editorial Cuatro Azules publica Selma. Traduce Moka Seco Reeg. 




NOTA 3: ¡Sed felices y hacednos felices con vuestros comentarios! Decidnos, ¿vosotros sabéis qué es la felicidad? 



No hay comentarios: